Pros y contras de un segundo hijo

La familia ideal para la mayoría de personas es papá + mamá + 2 o más hijos que se lleven relativamente poco tiempo para que jueguen entre ellos, bla, bla, bla. Sí, es todo muy bonito y muy hermoso visto desde fuera, pero ¿y desde dentro? Después de la experiencia del parto, ya haya sido bueno o malo, ¿por qué todos repiten? Sinceramente, me da pereza (dicho así suena egoísta) volver a pasar por otro embarazo. Volver a empezar de nuevo, a cuidarme no por mí, sino por esa personita que hay dentro.

segundo hijo

Es muy cruel pensar esto, sobre todo después de leer tantos casos de infertilidad, de mujeres que no pueden y desean con todas sus ganas ser mamás, pero en mi caso reconozco que siento como un pánico escénico por muchos motivos:

1. Embarazo. Una vez metida en el ajo, descubrí que no es oro todo lo que reluce. Que hay cientos de casos en los que el embarazo no es tan idílico como parece. El mío fue genial, pero empatizo mucho con aquellas mujeres a las que les ha resultado un suplicio esta fase. Bien porque les ha costado mucho y han descubierto enfermedades que les han frenado sus ansias de ser mamás, bien porque una vez embarazadas han perdido a sus bebés y, con ellos, sus ilusiones. Me da pánico que algo pueda salir mal y frustrar algo que en principio esperas que salga bien.

2. Parto. El peor recuerdo que guardo no es el del parto, sino el de los tactos vaginales. Hacia el final del embarazo me traumatizaron, odiaba que alguien hurgara en mí tan gratuitamente y ello supuso un alargamiento en la recuperación de la vida sexual. No quería tener relaciones por miedo a que me doliera, incluso en el postparto me aguantaba las ganas de orinar o de defecar por miedo a que me doliera también. Supongo que el parto fue el summum de los hurgamientos en la medusa. Sé que soy una suertuda por haber logrado que Bebé Alternativo naciera vaginalmente y sin complicaciones, pero el trauma psicológico y vaginal que me ocasionó ha tardado en solucionarse. Me produce pánico otra vez tener que pasar por ello.

3. Vida familiar. Desde que nació Bebé Alternativo, me he vuelto en una madre loba, muy celosa de mi hijo. Protegiéndolo de cualquier hiena que quiera ofrecerle una cucharada de nata o de chocolate sin mi permiso, de que caiga o se tope de bruces con cualquier obstáculo, de que llore sin consuelo en brazos de otra persona… No creo que lo haya consentido, sino protegido o educado para ser un niño feliz (y sin cicatrices). Fruto de ello, Bebé Alternativo es un niño prudente, que vigila mucho antes de hacer las cosas y que todavía no nos ha dado ningún  gran disgusto. Puede que sea casualidad y mucha suerte, pero Bebé Alternativo es tal como lo había imaginado mientras estaba en mi vientre: curioso y precavido.

17 meses después de su nacimiento, nos hemos hecho a él y él a nosotros, pero ¿qué pasará con otro bebé en casa? Viendo casos similares, todas TODAS las demás madres dicen que es una locura tener dos niños tan pequeños. Que no tienen tiempo, que no duermen, que solo desean ir a trabajar… ¿Y entonces por qué repites?

Una vez nacido el bebé ya no hay marcha atrás, así que hay que hacer de tripas corazón y organizarse como sea. Tengo pánico (otra vez) por ese caos temporal, por no saber si me llegaría el agua al cuello o si todo es una leyenda urbana, como he descubierto después del parto en ciertos aspectos.

Y después de este largo preámbulo, ahí van mis pros y contras de tener un segundo retoño.

PROS

  • La llegada de un bebé siempre es motivo de alegría, y más si se amplía el número de hijos. Esto supondría una inyección de alegría x mil (que en estos días es de agradecer).
  • El hasta ahora hijo único adquiere el rol de responsable y aumenta la autoestima al sentirse el modelo a seguir.
  • Si son del mismo sexo (y de la misma temporada), puedes reciclar la cantidad de ropa del anterior bebé. Si no, los bodies, calcetines y alguna otra prenda son siempre reutilizados.
  • Lo tienes todo más fresco y sabes cómo reaccionar ante un cólico, una gastroenteritis o un resfriado eterno.
  • Si tienes un piso pequeño, nunca tendrás invitados que se acoplen a dormir en tu casa. La excusa perfecta. O no.
  • En según qué guarderías, si el hermano mayor es alumno (¿se dice alumno o cliente?), pasa el privilegio al menor de entrar directamente en la guardería.
  • El esfuerzo a la hora de criarlos será mayor, porque se llevarán poco tiempo, pero una vez mayores/criados, podemos lanzarnos a recuperar el tiempo perdido en pareja.

CONTRAS

  • Probabilidad de celos entre hermanos: 80%. ¿Quién no tendría celos de ese bebé al que todo el mundo adora y que recibe todas las atenciones? 👆
  • Sacrificio profesional. En mi caso, desde que nació Bebé Alternativo, agoté mi paro y he tenido trabajos temporales ultramegacortos, que me permitieran compatibilizar trabajo + bebé + guardería. Sin ayuda, es algo imposible. Vivimos a media hora de los abuelos, pero siempre he pensado que si lo que voy a ganar tengo que invertirlo en combustible, me quedo en casa. Con otro bebé, creo que tendría que decir adiós (momentáneamente) a mi carrera profesional, pero en cuanto los retoños fueran un poco más autónomos, retomaría (si es que se puede) mi búsqueda de trabajo. No sería ni la primera ni la última que lo hace.
  • Sacrificio económico. Y con un solo sueldo (y crucemos los dedos para que siga así), ¿cómo saldríamos adelante? Creo que menos vacaciones (snif), menos caprichitos (snif snif) y más austeridad en todo. Dos bebés suponen un esfuerzo económico grande, así que no es moco de pavo y hay que pensárselo muy bien antes.
  • Sacrificio físico. He dicho antes que me daba pereza tener otro bebé. Pero sólo por la parte física, por el hecho de miles de análisis, controles, tocamientos, ecografías, parto, etc. Es una experiencia muy bonita pero también muy dura (el momento del parto) y creo que con una vez basta. Ya he vivido en mis carnes que duele, así que me apetece 0 volver a sentirlo. Sí, soy una madre rara y egoísta por decir esto, pero de ahí lo de “Alternativa”.
  • Sacrificio del tiempo. Tener dos hijos conlleva tener tiempo 0 para todos los hobbies que tienes. O tienes a una nanny que te los cuide y retomas tu vida social, o ésta desaparece. Lo he visto en mis amigas que han repetido, y eso me produce muuuuucha pereza también. Si con uno eres madre 24 horas, con dos eres madre 25 horas, incluso esa hora de más que te pasas navegando por Internet. Hay que valorar también este aspecto.

Y estos son mis pros y mis contras para repetir experiencia maternal. ¿Cuáles son los tuyos? Quiero leer opiniones de bimamis que sigan vivas.

¡Saludos!

Anuncios

Un pensamiento en “Pros y contras de un segundo hijo

  1. Totalmente de acuerdo contigo, que pereza!! Sobre todo de embarazo, recuperación y primeros meses…. y no te digo q miedo si tenemos que repetir cesárea!!
    En mi caso esperaremos, Eric tiene 21 meses pero no queremos ir a por el hermanito hasta que vaya al cole, sobre todo porque queremos disfrutar al 100% de el

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s