15 meses: huelga de hambre + descubriendo la biblioteca

Bebé Alternativo lo ha hecho: ha decidido que su dieta va a ser carnívora y láctea. No hay verdura, ni fruta (bueno, pescado sí come), ni pan que se acerque a su boca sin un NO por respuesta. Yo, que daba palmas cuando lo veía con su coscurro de pan, que aplaudía al verle devorar una naranja o un plátano, empiezo a sufrir como Geno al verle rechazar tanto alimento. Eso sí, cualquier carne que pase por delante de su nariz debe caer en su boca si no quiero presenciar una rabieta de “dámelo o no respiro”.

Así que, a día de hoy, puedo afirmar que soy la madre más sana del mundo mundial, que ve cómo la verdura que con tanto amor le hago acaba siendo deglutida por mí con las mismas ganas que de tirarme a un río… Quizá sea que está echando los colmillos, quizá sea que se ha enamorado en la guardería de una morenaza espectacular… Quién sabe. La cuestión es que rechaza casi todo lo que le ofrezco y acabo comiéndomelo yo. Digo yo que será transitorio, porque la familia empieza a decirme que “se ha estirado, se le ve más delgadito” y estoy considerando si no estará empezando a desnutrirse. Por si acaso, que no le falte la leche de la mami, que esa sí que alimenta…

Y, por otro lado, hace una semana he empezado a ir con Bebé Alternativo a la biblioteca local. Tiene una sala dedicada a los niños, con colchonetas donde puedan jugar con los libros, y eso a mí me ha MARAVILLADO. El primer día, se quedó KO nada más salir de la guardería, pero mi afán lector me pudo y me acerqué a cogerle un par de libros interactivos que le gustaron mucho. Hoy he vuelto otra vez con él de cuerpo presente y parece que le ha gustado eso de sacar libros de las estanterías, darles un vistazo, dejarlos desparramados y que su mami los recoja. Hemos acabado llevándonos dos más, uno de los cuales es de buenas noches (guiño, guiño), a ver si pilla la indirecta…

Y, sí, amigas, nunca es tarde para empezar a iniciarlos en el mundo de los libros. Tuve una infancia tan fantasiosa gracias a ellos que quiero transmitirle esos mismos valores a Bebé Alternativo. No digo que se convierta en un ratón fe biblioteca, pero una temprana afición a la literatura le enriquecerá mucho más que teles, videojuegos y demás.

¿Han hecho huelga de hambre vuestros bebés? ¿Qué les dábais? 

¿Les leéis cada noche antes de dormir o eso es muy 1.0? 

¡Buen miércoles!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s