18 semanas: viendo la luz

Se cumplen 18 semanas de embarazo y debo decir que empiezo a recuperar la energía que me absorbían los pollitos. Hasta ahora las mañanas eran para ir a llevar a Bebé Alternativo a la guardería, volver a casa cansadísima y hacer la comida cuando me recuperaba del cansancio. No podía hacer nada más porque no me daba la vida para más.

Pero desde esta semana, me siento más animada, hago más cosas por casa y me siento más útil y no un mueble más… Eso sí, por la noche llego bastante cansada y me pego al sofá cual Teletubbie al velcro.

Creo que empiezo a notarlos, pero todavía no es 100% seguro que sean ellos, porque no se aprecia físicamente. Este embarazo me está pasando más rápido que el anterior, pero voy con pies de plomo porque siento una responsabilidad enorme llevar a dos miniyos ahí. Si con uno ya tienes acojone, con dos es pánico directamente…

La semana pasada me dijo la matrona que he engordado 1,200 kg en un mes, que tengo el útero bastante esparcido (ya me pasa de encima del ombligo) y que si solo llevara un bebe, sería una barriga de 6 meses. ARG.

Todavía no hemos empezado a mirar cosas gemelares, esperamos a la eco 20 para comprobar que todo va bien y entonces empezaremos a comprar/vender cosas (qué rabia me da tener que deshacerme de mi antiguo carro… Sigo pensando que con un carro y una mochila Boba saldríamos del paso…)

Y eso es todo!

¡¡Próxima actualización, eco 20!!

Anuncios

12 semanas: LA visita

Cuando te quedas embarazada, la visita del primer trimestre es la que más eterna se hace, porque parece que no lleguen nunca esas doce semanas. Pero llegan. Y el día de anterior a la visita se te hace interminable también porque no pasan las horas. Pero acaban pasando.

Hoy hemos ido a la ansiada visita con todos los papeles en la mano (recuerdo mi experiencia catastrófica en el anterior embarazo cuando fui a la misma visita). Primero nos ha visitado una matrona, que me ha pesado, me ha tomado la tensión y ha alucinado pepinillos porque en mi libro de embarazada no ponía que llevo gemelos (para variar, me dejé el libro en mi anterior visita a la matrona del centro de salud). Me ha enseñado los análisis del primer trimestre y todo correcto, pero hay que repetir la prueba de la glucosa y ver que no me paso de los límites.

Después de esperar un rato, nos ha atendido el ginecólogo junto a dos estudiantes (qué rabia me dan, lo siento por ellos, pero no me gusta ser observada por tantos ojos). Un chico y una chica jovencitos que miraban el ecógrafo con ojos como platos. El ginécologo ha empezado diciendo “El de la izquierda…” y yo le he parado “¿es chico? ¿es un chico?” como una loca. Risas en general y el ginecólogo me ha dicho en broma que, de lo que iba a decir desde entonces, no hiciera ni caso. Me han traicionado los nervios. Ese “el de la izquierda” se refería al feto. Ya sé que en la 12 no se ve nada, pero me ha traicionado el subconsciente o vete tú a saber…

Y después de todas las mediciones, me ha felicitado porque están muy bien, con sus traslucencias nucales correctas, sus huesos bien formados, sus corazones latiendo… Y nos ha dejado verlos un ratito, aunque solo se ha dejado el bebé más “tranquilo”, porque el otro se escondía. Es algo excepcional. Todavía me parece mentira que se estén formando dos vidas ahí abajo, dos corazones, cuatro piernas, muchísimos dedos… todo eso ahí dentro. Y yo sin sentirlo, oigan.

Estoy realmente emocionada. No sé qué pasará de aquí a julio, pero toda esa tensión que he acumulado estas navidades por temor a que pasara algo se ha esfumado al ver la pantallita.

Ahora mismo, en este momento, soy FELIZ. Y punto.

Os enseño mis polluelos, tan pequeñines y frágiles pero tan grandes ahora mismo para mí. El de la izquierda viene a ser el rebelde que no se dejaba ver. El de la derecha se ve mejor. Ayyyy, qué monosss…

mellis

Saludos

9 semanas: me tocó la lotería… 

Esta mañana he ido a una ginecóloga privada para una revisión porque hasta el 16 de enero no tengo ecografía y necesito saber que está todo correcto ahí abajo para disfrutar más de la Navidad.

Ay, señoras… y me tocó el gordo. Tras una citología y un espéculo p’adentro, me ha hecho la primera ecografía y ahí estaban: DOS BOLSAS.

VOY A TENER GE-ME-LOS (O GEMELAS, O MELLIZOS, O LO QUE SEA).

Decir que nos hemos quedado en shock Papá Alternativo y yo es poco… Mi hermana tuvo gemelas hace un año y medio, y pensé que jamás me tocaría a mí. NO DESPUÉS DEL PRIMER PARTO. 

Estamos contentos, sí, pero esa sensación de “me va a cambiar la vida al 100%” me acompaña cada segundo. Me acuerdo de Mamá Ingeniera, que también va a ser bimami, y la compadezco y me compadezco. 

¿Qué hago con tres criaturas? Madre del amor hermoso, voy a quererlos mucho a todos, por supuesto, pero, MALDITO KARMA, déjame dosificarlo!!!

Actualmente estoy de 9 semanas y con unas náuseas tremendas por la mañana. Os dejo una eco de mis dos soles y os pido ayuda/consejos para superar semejante notición. Este año la lotería ha caído en mi casa!!!

Semana 8: náuseas y más náuseas

Después de asimilado el embarazo (aunque no del todo hasta que no vea una ecografía), sigo teniendo mil náuseas cada día… En el anterior me pasaba lo mismo, pero esta vez son más incontrolables. Antes me autoconvencía de que no tenía ganas de vomitar y poco a poco se me pasaba, pero esta vez son como más bestias. Me sacude de una manera que me deja KO.

Hasta dentro de dos semanas no tengo los primeros análisis. Podría ir a un privado para asegurarme de que todo va bien, pero soy muy optimista y quiero pensar que todo va bien y que mi bebé, que presiento será una Alternativa, crece poco a poco y bien. 

Todavía no hemos dado la noticia a nadie, esperaremos a Navidad para decirlo a la familia y, después de la primera ecografía, lo haremos oficial. Así fue con el primer embarazo y así lo haremos con este. 

Según he leído, mi bichito mide ya entre 14 y 20 mm y ya empieza a moverse… ¡Pronto empezará lo bueno!

Bebé loading…

Ayer tuve una ligera impresión, un presentimiento de “creo que estoy embarazada”, pero no quise darle alas por si acaso. Estaba muuuy cansada, tenía sueño y hacía dos días que debería haberme venido la regla. 

Esta mañana, para salir de dudas, he corrido a hacerme un test de embarazo y este ha sido el resultado:

Me he alegrado muchísimo, llevábamos meses esperando esta noticia, pero como buena drama queen que soy, han empezado a surgir dudas…

  • “El próximo bebé será de invierno. Fijo.” Me tengo que comer mis palabras, porque, si todo va bien, este bebé nacerá en julio/agosto, como Bebé Alternativo. Gracias, karma. La parte positiva es que ya conozco los tempos (cuándo decírselo a familia, amigos, etc.)
  • ¿Qué pasará con mi trabajo? Me da mucha rabia/pena pensar que parece que haya esperado a tener trabajo para embarazarme. No es así, llevábamos desde la primavera en busca y captura, pero los jefes y gente tóxica sé que solo verán oportunismo. Ojalá me equivoque.
  • Veo a todas mis amigas que tienen dos bebés desquiciadas. Por A o por B, todas tienen una frase estrella de la que después se arrepienten, pero la dicen y se desahogan/resarcen: “No tendría que haber ido a por el segundo.” A ver, señoras, con el primero puede que nos la cuelen, pero el segundo ya es voluntario. Ya sabes qué hay que hacer si no quieres más, así que un poquito de respeto a los hijos segundos (👆) que parecemos el segundo plato pero somos más fuertes que los primeros porque ya no somos el conejillo de Indias de los padres, nos criamos solos…

Así que esto es lo que hay, un bebé en formación, unas ganas locas de contarlo y un miedo enorme al parto, porque ahora ya sé lo que es y tengo pánico solo con pensarlo…

Disfrutemos mientras podamos!!

Saludos

Septiembre dulce

Septiembre está trayendo muchas novedades para mí. Ha sido un mes intenso en cuanto a trabajo, conciliando siempre como puedo, pero me ha hecho subir mucho mi autoestima. Las madres NECESITAMOS trabajar. No ya por el tema económico, sino por el de la autoestima. Cuando eres madre y solo te dedicas a ello, entras en una espiral de rutina del que quieres salir inmediatamente. Sientes que la vida pasa y necesitas un rato de ser tú misma, de demostrar tus capacidades profesionales ajenas a la maternidad. No sé si a todas les pasará lo mismo, puede que las que no hayan tenido apenas tiempo para ver crecer a sus churumbeles me pongan a caer de un burro, pero ahora que he encontrado trabajo me repito cada día: BENDITO TRABAJO.

9f6ee2a665fda1f357e747f27ea7a8

Solo son tres horas fuera de casa, dejo a Bebé Alternativo alguna hora más en la guardería, o lo llevo a las abuelas, y tengo que decir que he sentido una liberación inmensa. No estoy diciendo que me haya cansado de cuidar a mi hijo, me encanta hacerlo y disfruto mucho con él, pero de la misma manera que a él le beneficia estar unas horas en la guardería sin su madre, lo mismo me pasa a mí. Ese paréntesis nos recarga las pilas a los dos, nos hace desconectar el uno del otro y nos devuelve después mucha más energía.

¡Ay, el trabajo!

Y además del trabajo, debo recordar que seguimos en búsqueda del óvulo sexy que deje ser fecundado, pero de momento no hay manera. Creo que ahora que se calmará todo un poco a lo mejor podemos ir más detenidamente en busca y captura… Cada mes que pasa pienso que más me acerca a un embarazo de verano. ¡Yo, que juré planear mejor el siguiente embarazo!

En fin, esto es todo, amigas.

¡Buena semana a todas!

Sangrado de implantación, ven a mí

Estos meses que andamos a la búsqueda de un óvulo sexy, ando recordando mi anterior búsqueda. LA BÚSQUEDA. Cada mes, cuando venía mi gran amiga Warry, clamaba al cielo por si aquello era un sangrado de implantación. Que resulta que cuando me quedé embarazada no hubo ni sangrado, ni implantación (bueno, eso sí). Y ahora ando rogando a la madre naturaleza que me implante esa sangre como sea para que se quede el óvulo sexy y se transforme en otra personita como la que tengo.

Sangrado de implantación

Y colores en el (viento) salvaslip descubrirrrr…

Pues bien, amigas, debo decir que si en la anterior búsqueda todo era: “¿Ahora? Pues ahora”, en esta ocasión es: “Ahora que duerme”. Vivir con un niño de 2 años limita la partida de pinball a escasas ocasiones. Y si resulta que tu bolita sale disparada cuando menos te lo esperas, no hay Womanlog que te aclare cuándo vas a acertar. Como en mi anterior búsqueda, voy a dejarlo en manos del azar y no ponerme metas, porque esta vez la cosa creo que durará más y no es cuestión de ir planificando. 

Sigo usando tests de ovulación y tengo los de embarazo guardados como oro en paño, pero esta vez no soy tan constante, porque muchas veces, a las 8 de la mañana, de lo que menos me acuerdo es de llenar el vasito para hacerme un test. Que una tiene la vejiga muy llena y es menester vaciarla…

Esta vez no tomo Ovusitol. Sí, puede que funcione, pero he optado por acidofolicarme de una manera más sana (leches con ácido fólico, espinacas, etc.). Además de que creo que es caro, dio la casualidad de que cuando me quedé embarazada hacía tiempo que no lo tomaba, así que menos química inside of me.

Y esto es todo, amigos. Hasta aquí la actualización de la búsqueda del óvulo que me tenga en vela tras unos cuantos meses. 

¿Algún consejillo extra?

Saludos!!!

Llegando a los dos años: balance

Bebé Alternativo va a cumplir pronto dos años. Cualquier madre diría que son los mejores de su vida, lo mejor que le ha pasado, etc. Y tengo que reconocer que sí, he disfrutado mucho, he aprendido más y he querido muchísimo. Pero en tres décadas que llevo sobre la Tierra he vivido muchos momentos que también me han llenado mucho. 

Haciendo balance, este quizás es el que más me ha trastocado física y emocionalmente, el que ha marcado un antes y un después, ya que mi ritmo de vida parece que gira en torno a patrullas caninas y biberones antes de ir a dormir. Ha empezado una vida diferente, pero la vida sigue siendo la misma. Reconozco que ahora compro botellas de agua con dibujos que le gustarán a Bebé Alternativo, o que los lápices de Ikea servirán para dibujar camiones y leones, pero sigo siendo yo. 

He dejado de trabajar continuamente para hacerlo esporádicamente, con horarios que faciliten la conciliación; he dejado de ir a festivales musicales, he dejado de usar bikinis, he dejado de comprarme más ropa para mí y llenar la cesta de la compra con camisetas para él, he dejado de ver a las mamis como seres de otra galaxia, he dejado de preguntar ‘y vosotros ¿cuándo?’ porque sé el daño que puede hacer, he dejado de insistir en ordenar perpetuamente el comedor, porque sé que alguien quiere jugar a desparramar juguetes a cascoporro y muchas cosas más… Pero sigo siendo yo.

Quizás cueste más quedar con mis amigas, ir a cenar solos Papá Alternativo y yo, echarme una siesta después de comer, leer un buen libro en poco tiempo, navegar por Internet sin interrupciones, irme a dormir teniendo la casa ‘decente’, encontrar un trabajo compatible, etc. Costará más tiempo hacerlo, pero lo haré con alguien más que me está observando desde hace dos años y a quien algún día le serviré de modelo… Es mucha la responsabilidad, sí, pero he aprendido a hacer muchas de esas cosas con él, porque nosotros hemos decidido que Bebé Alternativo sea uno más del equipo, así que ahora no vale quejarse ni ir de víctimas. Hay que adaptarse a la nueva situación como familia aceptando críticas (o no), pasando sueño, tragando comida fría y, si hace falta, sacrificando una carrera profesional.

No me gusta decir que él ha sido lo mejor de mi vida, porque es desmerecer lo que he vivido hasta ahora, así que diré que es una de las GRANDES ALEGRÍAS DE MI VIDA y brindo por que siga siéndolo. Pronto hará dos años que está con nosotros y parece que haga toda la vida (la mía) que esté con nosotros.

Evaluación del balance: POSITIVÍSIMO. Me siento orgullosísima de ser madre de. Ojalá en otra vida pueda volver a serlo.

Madres trabajadoras 

¿Qué es para ti una madre trabajadora? ¿La que sale de casa a las 7 de la mañana y vuelve a las 6 de la tarde o la que se queda en casa todo el día cuidando a sus hijos? Aunque para la sociedad parece ser que solo sea correcta la primera opción, lo cierto es que las dos lo son. 
La que se pasa todo el día fuera, trayendo dinero a casa y echando de menos a sus hijos, lo es porque así lo entiende la Seguridad Social y el resto de la sociedad. Para mucha gente, vendría a ser la madre perfecta, la que contribuye en la economía familiar y, además, se encarga de sus hijos.

madre trabajadora cuidando de bebé y respondiendo al teléfono

Pero ¿qué pasa con las que se quedan en casa? ¿Acaso no trabajan? Está claro que, de cara a la burocracia, si no traes dinero a casa, no trabajas, pero de cara a la familia, SÍ. TRABAJAMOS. Y MUCHO. 

Un hijo no es un animal de compañía, es una persona. Y como persona, necesita ser atendido hasta que pueda valerse por sí solo. Un potro aprenderá a andar a las horas de haber nacido; un bebé, casi un año después. Así que como nuestra progresión es más lenta, nuestra dependencia de la mamá o el papá será más larga. Aunque el Gobierno piense que 4 meses para la mamá y 1 para el papá son suficientes para que puedan volver a trabajar, NO ES ASÍ. En estos tiempos que corren, trabajamos para pagar guarderías, pañales y nannys que puedan cuidar a nuestros hijos cuando están enfermos. 

En España no existe la conciliación laboral porque todavía no se entiende el concepto. A menos que seas maestra o profesora del cole a donde van tus hijos, ¿qué puesto de trabajo tiene horario escolar? Ya sé que esto ha ocurrido desde siempre, pero hasta que no estás en el ajo, no lo tienes tanto en cuenta.

Madre planchando ropa con bebé

Toda esta reflexión me sirve para autoconvencerme de que, aunque no aporte ingresos, yo también trabajo. Invisiblemente de cara a Hacienda, pero lo hago. Es un trabajo que no está pagado con todo el oro del mundo, porque ver crecer a tus hijos, cuidarles cuando están enfermos, llevarlos y traerlos a la guardería, jugar con ellos cuando te lo piden y darles todos los mimos que quieres no tiene precio. Y además de no trabajar, AHORRO. Ahorro porque no tengo que contratar a nadie para limpiar la casa, ahorro porque no tengo que buscar canguro por si se pone enfermo o si tengo que ir a algún sitio, ahorro porque Bebé Alternativo puede venir a comer a casa y no quedarse tantas horas en la guardería, ahorro porque puedo llevarlo andando a la guardería (aunque a veces vayamos en coche porque si no no llegamos).

Todavía me siento mal cuando alguien me pregunta si no trabajo. Piensan que es porque no encuentro. O porque no quiero. Pero la verdad verdadera es PORQUE NO PUEDO. No hay trabajo compatible con un hijo, porque están llenos de imprevistos, de “ven a buscarlo porque se ha puesto enfermo”, de “hoy es fiesta en el cole pero tú tienes que ir a trabajar” o de “tienes que ir a vacunarlo hoy”… 

Por supuesto que las madres trabajadoras legalmente hacen mil peripecias para llevar una vida lo más normal posible, pero no hay que infravalorar a las que nos quedamos en casa, porque también nosotras llegamos cansadas a la cama. En el fondo, todas somos madres y todas luchamos por que nuestras vidas sean lo mejor posible. Apoyémonos entre todas, por favor.

¿Cuál es tu situación? ¿Eres trabajadora visible o invisible?

Top 4 de vídeos infantiles de YouTube

Sí, yo soy de esas madres que aman YouTube por la cantidad de vídeos infantiles que hay. Pero no para convertir a mi hijo en un zombie mientras come, sino para divertirme con él. Me gusta ponerle vídeos de canciones diferentes a las que aprende en la guardería para cantarlas juntos y ampliar el repertorio musical de su infancia. Así que ahí va el top four de nuestros canales/nuestros playlists favoritos.

  1. Little Baby Bum. Este canal es uno de los primeros que descubrimos y casi de los mejores. Tiene vídeos de hasta 60 minutos con canciones cortas y con unos dibujos geniales. También está la canción en modo suelta, de dos minutos de duración, para que la puedas poner en modo repeat si tu hij@ se convierte en un/a fan histéric@ del tema en cuestión.
Little Baby Bum YouTube

Little Baby Bum

Las ruedas del autobús, Head and shoulders knees and toes, Cinco patitos, Old McDonald, Little Baby Bum

He aquí un collage de cuatro vídeos

Además, las canciones también están en inglés, alemán, brasileño, japonés o ruso, así que no va mal de vez en cuando que vayan haciendo listenings para escuchar otras lenguas…

La versión en español no es latina, algo que no me suele importar demasiado pero que a veces se agradece, sobre todo cuando te encuentras con algún palabro que te descoloca.

Nuestros temazos son Cinco patitos se fueron a nadarLas ruedas del autobús y luego una serie de canciones que enseñan a bañarse, a lavarse los dientes… Hay una serie dedicada especialmente a la hora de ir a dormir y, aunque no me gusta ponérselas antes de ir a la cama, alguna vez que he tenido que recurrir a ellas ha funcionado. Las melodías son muy suaves y la intérprete tiene una voz muy dulce que te endulza a ti también. 

Si tuviera que quedarme con una canción en concreto, no sabría cuál decir. Todas tienen un mensaje positivo y los vídeos son muy coloridos y alegres… Cada semana creo que cambio de canción favorita.

Tiene casi 3 millones de seguidores, así que por algo será…

       2. El reino infantil. Otro de los must infantiles, éste plenamente en español. Lo descubrimos gracias a los Patitos Cua Cua Cua (Bebé Alternativo ama los patos) y de ahí fuimos saltando a otros vídeos.

Patitos reino infantil

Patitos cua cua cua

También somos asiduos a El marinero baila, un vídeo que al principio me daba mucha rabia pero que ahora forma parte de nuestros imprescindibles (versión en español d’En Joan petit). El marinero en cuestión va señalando diferentes partes del cuerpo, así que es bastante didáctico para aprenderlas.

Reino infantil, el marinero baila

Un marinero que baila…

Reconozco que he caído rendida a los encantos del marinerito, sobre todo en este frame:

El marinero baila, reino infantil

… ¿sin marearse?

Y dos de nuestros últimos descubrimientos son Dale, Ramón Yo tenía una orquesta. Si vuestro peque es amante de las pelotas, le encantará el primero. Y con el segundo, en mi caso ha despertado su pasión por la imitación de un trompetista.

Dale Ramón, el reino infantil

Chuta, Ramónnnn!!!

Yo tenía una orquesta el reino infantil

Yo tenía un… ¿rodillo?

    3. Dàmaris Gelabert. Esta cantante atrae a todos los niños catalanes por su dulzura y por sus canciones muy dulces y muy pegadizas, además de por sus divertidos videoclips. Vendría a ser la Rosa León/Teresa Rabal en catalán (mucho más actualizada y más sencilla y educativa).

Comenzamos, hace muchos meses, escuchando Bon dia (buenos días), una canción muy simpática y amable para dar los buenos días por la mañana, que a más de uno/a le convendría repasar… De hecho, el videoclip es tan idílico que me resulta incongruente ver tanta alegría de buena mañana…

Como anécdota, debo decir que en la mayoría de coles catalanes, el ciclo infantil canta esta canción al llegar a clase…

Bon dia damaris gelabert

Me aparece alguien por la ventana a despertarme y rompo la barrera del sonido

Cuando te adentras en el universo Dàmaris, ya no hay quien te pare… Le siguieron Els dies de la setmana, para aprender los días de la semana en catalán. Que Bebé se los aprenda, ya es otro cantar, pero estoy segura de que cuando se los enseñen en la escuela seguro que le suenan. Sirve incluso para no catalanoparlantes, ya que es muy fácil e intuitivo de comprender. Me encanta el videoclip, los niños que salen en él y la melodía de la canción. No tiene desperdicio.

Damaris gelabert

“Dilluns, dimarts, dimecres…”

Y, cómo no, Dàmaris también le da a las vocales. En este caso, relaciona las cinco vocales con nombres de personas. También es muy sencillo e intuitivo, aunque aparezca algún nombre muy autóctono como Ot. A los peques les encanta la canción Les vocals.

Dàmaris Gelabert

A, e, i, o, u… ¿borriquito como tú?

         4. Super simple songs. Descubrí este canal preparando clases de inglés a niños, y debo reconocer que me hipnotizó. Se trata de una serie de canciones en inglés principalmente (también hay en español y en ¿chino? ¿japonés?), dirigidas mayoritariamente a niños de guardería y primeros cursos de colegio. Los dibujos son muy amenos y fáciles de seguir (dibujos amables los llamo yo) y las letras, bastante sencillas y conocidas.

Cuenta con una serie de vídeos en los que aparece Tobee, una chica que canta y baila con el muñeco (al más puro estilo Lucrecia y Lunnis). Estos vídeos suelen atraer a los bebés/niños, al ver a una persona junto a un muñeco que interactúa. Ahí tenéis One little finger para que lo comprobéis.

Por otra parte, uno de mis temas estrella es Five little monkeys. A mis alumnos de P3, P4 y P5 les encantaba, así que no pude resistirme a contagiárselo también a Bebé Alternativo. La historia de los cinco monitos que saltan en la cama y van cayendo uno a uno es muy didáctica en cuanto a los números y en cuanto a enseñar que no se debe saltar en la cama (no sé si calará en los peques, pero después de verlo unas cuantas veces algo debería quedar, ¿verdad?). 

Don’t jump, pleaseee!!

Otro de sus hits es la canción If you’re happy, en mi casa conocida como api, api. 15 millones de visualizaciones. ¿Quién no conoce ya esta canción? Creo que es una de las más recurridas a la hora de enseñar inglés a niños. Con una oración condicional ya desde el principio, ¿cómo vamos a ser capaces de no hablar bien en inglés de mayores?

Are you happy???

Y en el ámbito rural, no podían faltar dos clásicos: Old McDonald had a farm y Bingo. De la letra de la canción no hay nada que decir, creo que todo el mundo la conoce. Solo destacaré los dibujos, con colores muy suaves y dulces (qué azucarado está quedando el post!) que aportan una tranquilidad y positivismo al ver el videoclip. Juzgue usted mismo/a:

Ia, ia, ouuuu

¿Quién le pone Bingo a su perro?

Y hasta aquí mi top 4 de canales infantiles favoritos de Youtube… Hay miles más, pero de momento con estos me basto y me sobro. Como he dicho, no quiero convertir a mi Bebé en un yonki de la tablet/PC/tele, así que con todo este repertorio le basta y le sobra.

¿Cuáles son los tuyos? ¡Cuéntame!

Saludos