14 meses: “Un pasito p’alante, María…”

Y llegó el día. Bebé Alternativo ya tiene 15 meses, pero durante todo este mes no me ha dejado ni un segundo para escribir. Me paso todo el día recogiendo todo lo que esparce por todas las habitaciones de casa. Ha sido echar a andar y desperdigar todo lo que encuentra. Que sí, que son lo mejor que tenemos (bla, bla, bla…), pero esto es un suplicio.

Empezó a soltarse cada día un pasito más. Primero iba del sofá a la mesita del comedor (0,5 cm les separaban). Después, de la mesita al mueble de la tele. Y un día, como quien no quiere la cosa, recorrió todo el pasillo. Yo deseaba que andara, pero no le ponía presión. De eso ya se encargaban las 587.548.079 madres del mundo que cada día me decían “¿aún no se va? Tranquila, le queda nada”. Ya lo sé que le queda nada, señora, pero ¿qué más le dará? ¿No sabe que un bebé que gatea es también una Roomba?

images

El sueño de toda madre… ¡¡2×1!!

Y en eso andamos (jo jo jo), viendo como Bebé Alternativo se desalternativa y pasa a ser un humano de dos patas más. Esta etapa ha hecho que desmontemos su cuna y le coloquemos una cama (que solo ha usado una noche de momento) para empezar a descolechar. No cabemos. No es que queramos echarlo, aquí la perjudicada será servidora, que tendrá que emigrar a una cama de 90 con un bebé que tiende a despertarse bastante todavía.

Estamos a la espera de hacernos con una barrera para que no caiga de la cama, pero parece que de momento eso de irse a una habitación sin una cama gigante no es tan divertido. No quiero que se traumatice, pero debemos agarrar el toro por los cuernos. ¿O debería esperar a que fuera adolescente y pidiera paga y habitación propia? Creo que las espaldas de Papá Alternativo y la mía no van a aguantar tanto, así que… ¡¡ahuecando, Bebé Alternativo!!

Está yendo todo muy deprisa. Noto como si alguien le hubiera dado al botón de FF.WD. del VHS. En dos días, Bebé Alternativo volará solo y añoraré estos momentos de recoger cosas por el suelo (¿sí? ¿seguro?). Mientras tanto, disfrutaremos de Bebé Alternativo tanto como podamos.

¡Buen inicio de semana!

Anuncios

Guardería ‘mode on’

Bebé Alternativo, como millones de bebés en todo el mundo, ha empezado el mes pasado a ir a ese lugar que causa lloros a madres, padres y bebés, donde parece que vayan a ser sometidos a trabajos forzados y a dieta estricta y que solo al cabo de una semana, o un mes quizá, todos se percatan de que no es así. Usease, la GUARDERÍA.

Después de estar un año bajo mi entera supervisión, Papá Alternativo y yo hemos decidido matricularlo para que socialice, para que se divierta, para que se desapegue un poco de mí y para que aprenda. Parece una decisión muy insensible, pero a todos nos hará bien. 

A él, porque aprenderá a compartir (virus incluidos) y a seguir unas rutinas que en casa no hemos sabido crear, y a nosotros porque nos permitirá hacer más cosas que hasta ahora no podíamos.

Que no quiere decir que nos sobre. Es más, lo echamos mucho de menos y se nos parte el alma si nos hace pucheros al dejarlo, pero algún día tenía que ser el primero. 

Yo no fui nunca a la guardería y no tuve problemas para adaptarme en la escuela, y dudo que él los tuviera, pero una temporada con otras rutinas nos va a hacer bien a todos. Sigo en paro, con trabajos esporádicos que no duran más de un mes seguido (gracias, Gobierno, por este sueño), y no es que necesitemos llevar a Bebé Alternativo a la guardería, pero lo hacemos porque los cambios siempre vienen bien, y más si son educativos.

El primer día de guarde fue una mezcla de intriga, nervios y temor por ver cómo reaccionaría, pero la sonrisa a la entrada y a la salida nos tranquilizó mucho. Papá Alternativo se cogió vacaciones para compartir las idas y venidas a la guarde (de momento no se queda a comer), lo que me sirvió como apoyo moral. No es que llorara al dejarlo, pero se me partía un pelín el alma, así que entre dos la tarea se fue llevando mejor.


Al cabo de una semana, aparecieron los VIRUS. Mocos, tos, febrícula… una integración muy integrada, vaya. Esos mismos virus los compartimos toda la familia, no vaya a ser que lo acapare todo Bebé Alternativo, así que la demanda de pañuelos tissues aumentó en nuestra casa.

Un mes después, todavía anda con el moco colgando. Y no solo le cuelga de la nariz, sino que también le salen por los ojos. Sí, como legañas. No lo había presenciado nunca y juro que el primer día que lo vi pensé lo peor. Ahora me he acostumbrado a ello y vivo entre gasas y ampollitas de suero para limpiárselos a todas horas, pero debo reconocer que da un poco de asquito. 

Y en cuanto a la guardería, el asunto ha mejorado mucho. Le da pena que me vaya, pero la seño dice que se lo pasa muy bien y que aprende mucho. De momento no se ha acostumbrado a levantarse tan pronto in the morning, pero poco a poco va entendiendo que aquello que parece una cárcel por fuera por dentro es un lugar acogedor donde jugar. 
En diciembre espero hacer otra valoración con los progresos… ¿sabrá sumar ya? ¿Sabrá hacer raíces cuadradas?

Esto es todo hasta hoy, hacía mil que no actualizaba y aprovecho mi insomnio para dar fe del avance alternativo (¡suena a telediario!)

Y vosotras, ¿lleváis a vuestros bebés a la guarde? ¿Dais abasto con tantas lavadoras y etiquetando ropa? ¿Tópicos de guardería que odiéis?

Por 25 pesetas, “el primer año lo pillan todo, luego ya se les pasa…”


Que no cunda el pánico…

… pero, a veces, cunde. Y tengo ganas de gritar tan fuerte que me tratarían de loca. Bebé Alternativo no quiere dormir en su cuna, pero sí en la de casa de sus abuelos. Y por más que intento calmarme/calmarlo y dejarlo muuuy suavemente y con delicadeza en ella, apenas lo dejo se activa el chip de OH, DIOS MÍO, ¿DÓNDE ME HAS DEJADO?!!! Y llora….
Y vuelve a llorar…
Y Papá Alternativo quiere dormir, y yo también, pero si no hay teta y cama, no hay Bebé que duerma.


Estoy empezando a desesperarme, porque no veo final a esta situación nocturna. Hemos introducido la leche de vaca y parece que le sacia más, pero no se duerme si no es con la teta.

Hoy le he comprado un chupete de los de goma de toda la vida, con la tetina redonda, como último intento para ver si acepta algún tipo de chupete y, aunque al principio parece que le ha gustado, no ha colado. ¿Por qué no acepta un sustituto al pezón? 

Cuando llego a tal nivel de desesperación me acuerdo y maldigo a los pediatras de la crianza con apego y a los del desapego. ¿Cuál es la clave para que un bebé se sienta tranquilo a la hora de dormir y no necesite un trozo de carne con un pezón? 

En un mes va a empezar la guardería y una de las profes me recomendó que le dejara un peluche con el que dormir. Sí, tiene uno, pero ni apego ni nada. Yo soy su peluche, su chupete y su todo. Y estoy DESESPERADA. Más que Marta Sánchez.

No explico mi problema a las abuelas porque sé cuál va a ser su respuesta: “Lo has malacostumbrado”. “Eso es por la teta.” Y otras frases de cuñado que me sacan de mis casillas. ¿Acaso tienen razón? ¿Qué se hace en estos casos, dejarlo llorar? Lo siento, pero lo encuentro CRUEL e INNECESARIO.

Me siento una mala madre con un suspenso para septiembre por no haber sabido dar con la clave de lograr que Bebé Alternativo sea más independiente. He decidido destetarlo para intentar el descanso común de los tres, pero no hay manera de empezar el destete…

¿Alguna experiencia en la sala parecida a la mía? Escucho opiniones, críticas y lo que sea…
Help me!!!

1 año con Bebé Alternativo

Esta semana, Bebé Alternativo ha cumplido su primer año. O 12 meses para los pediatras/etiquetadores de ropa y potitos. Es curioso cómo, desde que te quedas embarazada, vas contando las semanas, cuando nace cuentas los meses y ahora, los años.

El día anterior a su cumpleaño iba rememorando cada etapa del parto (llegada a monitores, rotura de la bolsa, epidural… podéis revivirlo todo en la trilogía parte 1parte 2 y parte 3) y me sentía taaaaan melancólica por una parte y valiente por la otra… Ya ha pasado un año, no echo nada de menos aquella barrigota que soportó cuatro olas de calor seguidas… Con un bebé al que abanicar todo es diferente. 😅

Y os cuento un poco el planning del día del cumple:

  • Visitas de la familia
  • Regalos (pocos, ya que no queremos atiborrarlo de regalos. De hecho, nosotros no le compramos nada, solemos hacerlo cuando lo necesitamos).
  • Tarde de piscina
  • Bizcocho de yogur con nueces y Cola Cao (buenííísimo)

    Fue un día FELIZ en el que, curiosamente, también estuvo la madre naturaleza presente, ya que la warry acudió a felicitarnos también

    Bienvenida a casa. Todo ha vuelto a la normalidad. Bendita normalidad.

    Saludos.

    (casi) 11 meses: viaje transoceánico superado!

    Sonará a tópico, pero… qué abandonado tengo esto. La verdad es que he tenido motivos para abandonarlo… nos hemos hecho las Américas. 

    Con un bebé de 10 meses (ya casi 11) puede parecer difícil, pero en mi caso ha sido coser y cantar. Os resumo un poco:

    Fuimos 15 días a EEUU a visitar a unos familiares. Obviamente, si yo iba, mi miniyo venía conmigo. El viaje fue genial (quitando los retrasos), ya que el ruido del avión (otro ruido blanco, como la campana, el secador…) hizo que Bebé Alternativo se calmara y durmiera. Ahora os cuento los pros y los contras. 

    Cosas guays de viajar con bebés 👍

    • Te saltas las colas. Es decir, que embarcas antes y te haces la chula porque no tienes que chuparte las colas taaaan largas que hay.
    • Te dejan una cuna si tu bebé no pasa de los 10 kg. Le llaman cuna (basinette en inglés) pero no deja de ser un recipiente donde dejar al bebé mientras duerme o las cosas del bebé mientras está despierto. Algo así: 

     Muy, muy cutre y no sé si cómodo, pero Bebé Alternativo se pegó sus siestazas ahí, así que yo contenta.

    • Consecuentemente, al dejarte la cuna vas sentada en las primeras filas, justo después de primera clase, lo que te permite estirar más las piernas e ir un pelín más ancha.
    • Te facilitan lo que necesites para el biberón/papillas del bebé. Al menos, mi compañía me trató como si fuéramos VIP, me preguntaban si necesitaba algo para el bebé, si había que calentar el biberón… 
    • Vuelan gratis. En nuestro caso, 50 euros por las ***** tasas, pero nada comparado con el pastizal que cuesta el billete a la tierra de Obama.
    • Tienen surtido de pelis de dibujos en la tablet que te dejan, así que no hace falta (como hice yo) llevarte la tuya con sus dibujos preferidos. A menos que sea un exquisito, claro…

    Cosas no tan guays de viajar con bebés 

    • Si viajas con carrito de paseo, serás de los últimos en bajar. Es decir, que tienes que esperar a que el trabajador de turno lo saque de la bodega (cómo me gusta oír esta palabra en este contexto) del avión y te lo suba… Pringue total.
    • El WC está más lejos que nunca. Porque viajas en la primera fila, así que aunque tengas el wc de primera clase en tus narices, tendrás que atravesar el laaaargo pasillo hasta dar con el wc en cuestión (lavatory para los ingleses, excusado para los latinos). Con un bebé, este angosto pasillo todavía se hace más eterno.
    • Al despegar y al aterrizar, el bebé debe ir en tu falda. Por mucho salvavidas infantil que te den, creo que el despegue y el aterrizaje son las fases más peligrosas del vuelo, y que el niño no vaya sujeto más que por la madre no debería de pasar las normas de seguridad. No sé, un cinturoncillo por si acaso o algo, no? ¿Si no pagan no tienen seguridad?
    • Los cambiadores del lavabo son HIPERMEGAULTRAENANOS. Por tema de espacio, claro, pero es que un niño de 1 año y medio ahí no cabía ni de coña. Así que hay que ingeniárselas como se pueda…

    Creo que estos son todos mis pros y contras. Ha sido una experiencia grata, ya que el estrés ha sido más por los retrasos y cancelaciones de vuelos que por el bebé en sí. Así que aprovecharemos para visitar Europa (no vuelvo a cruzar el charco, al menos este año) ahora que es pequeño y se deja llevar…

    En el próximo post os cuento más novedades de Bebé Alternativo, que está hecho un mocetón!!!

    Saludos a todas! 

    La cuna, esa gran cama con pinchos…

    Esta entrada pretende ser una oda a la cuna. A lo entrañable que se ve ahí, en el cuarto del bebé, toda preparada, con sus sabanitas infantiles, sus chichoneras para que no se haga daño, su peluchito para irse a dormir…
    Cuando la preparamos durante el embarazo, damos lo mejor de nosotras para que quede taaaan dulce que nuestro bebé no pueda más que dormiiir y dormiiir en ella.

    image

    Cuna random de Internet

    Pues bien, esa imagen ideal que todas tenemos en nuestra cabeza se autodestruye en cuanto nace el bebé. Para ellos, una cuna es una cama con pinchos, a lo faquir. Una especie de cárcel donde se deja a los niños para dormir pero donde ellos te dicen que ahí va a dormir tu prima la de Cuenca.
    ¿Por qué les gusta tan poco las cunas a los bebés? ¿Qué neurona se les trastoca para que odien esa minicama tan tierna?

    Mención aparte para las minicunas/moisés, que como son tan efímeras en su uso, les cogen el gustito a quedarse ahí.

    Bebé Alternativo pasó de la minicuna-nuestra cama a su cuna a los ¿6? ¿7? meses. Me empeciné en que durmiera ahí, así que tengo una silla a su vera para acunarlo y dejarlo ahí. La imagen idílica duró dos noches. A la tercera, muerta de sueño, me lo llevé a mi cama. Lo siento por la cuna, pero como leí por algún blog, me puede la supervivencia. Prefiero descansar y que descanse el bebé a que durmamos poco y mal.

    Ahora que empieza a erguirse, es dejarlo en la cuna y creerse que está en Port Aventura. Por muy dormido que esté, si nota que está en la cuna, abre los ojos como platos y se coge a las barandillas para ponerse derecho (lo que me provoca miniinfartos al pensar que se puede tirar o que se puede dar con el canto en los dientes, nunca mejor dicho). Así que a seguir colechando.

    Que el colecho es bien, pero duermo más tensa que Falete en un Naturhouse. No por aplastarlo, sino por el poco espacio que queda en la cama, y eso que es de 150.

    No sé cómo hacer para que adore su cuna. Le he pedido a un familiar que no sabe qué regalarle que le compre unas chichoneras de las que tapan todo el espacio de la cabeza. Las mías son unas del Ikea de pichiglás y solo servían para cuando Bebé no sabía tocar cosas y darse la vuelta. Ahora las chichoneras tiemblan cuando lo ven…

    image

           Chichonera de Ikea. ¿Ganga?

    ¿Qué hacéis vosotras para que duerman en sus cunas, o para que no piense que está en Port Aventura y se desvele a media noche y repte por la cuna cual lagartija?

    (Bebé Alternativo, cuando seas mayor y leas esto, entenderás por qué tu madre se pasaba noches en vela con una luz enfocando a su cara y con los dedos tocando aquí y allá aleatoriamente…)

    Por un mundo con bebés durmiendo en cunas y madres durmiendo a pata suelta en sus camas.

    Besotes a todas!!!

    Consejos vendo…

    … y para mí no tengo.

    Sé que es facilísimo dar nuestra opinión. Que nos sale sin querer. Incluso yo misma me veo frenándome cuando veo que voy a darla. Pero hay personas que viven por y para dar consejos.

    Bebé Alternativo está resfriado desde hace unas semanas. Lo llevé al pediatra y me dijo que como solo son las vías altas (mocos y tos), que le vaya aspirando los mocos y que le dé mucha agua. NADA MÁS. Si tiene fiebre o está raro, le doy Apiretal y se le pasa. Pues ayer me vi con la legión de las madres-abuelas que tienen consejos para dar y vender. Ahí van unas cuantas lapidarias estrella:

    • “No lo lleves en manga corta, que se resfriará más”. Claro, espera, que a 22 grados al sol voy a buscarle un forro polar por si acaso tiene una manita helada. Bebé Alternativo va EN CONSONANCIA con la temperatura, por muy resfriado que esté. ¿O acaso si te resfrías en verano vas con bufanda?
    • “Ese resfriado está mal curado. Deberías llevarlo al pediatra.” Ah, claro, resulta que un resfriado dura solo una semana y soy tan mala madre que a mi hijo le dura más. ¿Por qué no me creen cuando les digo que YA LO HE LLEVADO y la pediatra me dijo que si es de vías altas puede durar más y que se le irá yendo solo? ARG.
    • “No le des el pecho, que le pegarás tu resfriado.” Cuando les interesa, el pecho es lo mejor del mundo y cuando no, no. ¿Qué tengo que darle, caldos hipercalóricos? ¿Quién son ell@s para decirme qué debo hacer con mis tetas? ARG x 2.
    • ¿Pero qué le haces para que le dure tanto un resfriado? Si en una semana ya tendría que habérsele curado…” Pues mira, lo dejo durmiendo al raso cada noche y sin pijama. ¿Qué madre no querría evitarle un resfriado a su hijo? ¿Qué hicieron ellas cuando se vieron en esta situación por primera vez? ¿Dar consejos? Creo que sí…

    Y bien, básicamente estas son las frases que me ponen de los nervios, que me sacan de quicio y mis casillas, porque sí, soy madre primeriza, pero nadie ha nacido enseñado. No suelo pedir consejos, antes miro por internet en foros de madres primerizas que han pasado por lo mismo, evitando siempre las típicas páginas que alarman al mínimo síntoma que tengas. Seguro que a todas os ha pasado y os ha entrado por un oído un consejo y automáticamente ha salido disparado por el otro, pero a mí a veces se me queda en medio y me dan ganas de coger una ballesta y disparar a diestro y siniestro.

    gritar

    ARG x 10.000

    ¿Qué hacéis vosotras ante estas situaciones? ¿Tenéis alguna ballesta a mano? 

    8 meses: trancazo compartido

    Esta semana hemos llegado a los 8 meses acatarrados como si no hubiera mañana. Bebé Alternativo se resfrió y, como tenemos Bluetooth conectado 24 horas, me lo pasó.
    Gracias, Bebé, pero no hacía falta.

    Él solo tuvo fiebre un día, pero a mí me ha costado unos cuantos días más recuperarme. Empecé con fiebre y dolor de cabeza, y ahora tengo una tos interminable. En parte, me lo merezco, porque no me ha dado la gana de ir al médico. Como le doy el pecho, no quiero ningún medicamento que pueda pasarle a Bebé Alternativo, así que como Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como.

    A él sí que lo llevé a la pediatra, pero solo me sirvió para decirme que los mocos podían durar de 10 a 12 días más. Pues genial…

    image

         No creáis que el sacamocos es tan fácil… Para ellos es un instrumento de tortura!! En esta foto el niño está sedado fijo.

    Y entre todo esto, hemos dado un par de pasos atrás. Con el catarro, Bebé Alternativo no quería dormir en su cuna, así que volvimos a activar el colecho mode on. Mi espalda se ha resentido, porque ahora que parecía que podía dormir a pierna suelta como antes, he tenido que volver a adoptar la postura del interrogante para amoldarme a mis dos hombres.

    Y, para más inri, la AC también se ha resentido. Bebé Alternativo solo quería teta. Y agua. Nada de fruta ni verdura ni cereales. Por una parte, muy cómodo, pero por otra me daba miedo de que olvidara los gustos y no quisiera volver a comer tan bien como lo hacía antes del catarro.

    Pues bien, ayer volvió a comer su puré de verduras y su fruta. Y como siempre. Paranoias de madre primeriza…

    Cada vez Bebé Alternativo se mantiene más erguido, pero sigue poniéndome de los nervios cuando está sentado en su zona de juego y quiere tumbarse boca abajo. Sabe cómo hacerlo, pero a la que haya algún juguete duro… ZASCA! Lloros everywhere.

    Quitando esta angustia de “se va a hacer mal”, somos muy muy felices. No quiero que el tiempo transcurra tan rápido!!!

    Saludos y buen finde!

    Introducción a los cereales con gluten

    Como Bebé Alternativo ya ha cumplido los siete meses, ha llegado la hora de introducirlo al gluten. Después de leer y releer toda la información habida y por haber sobre la introducción del gluten, hoy, cuando tiene 7 meses + 4 días, le he dado su primer biberón con 8 cereales.

    Y ahí va mi periplo a la farmacia a modo de diálogo:

    Hola, venía a por cereales con gluten.
    -¿Cuántos meses tiene?
    -Hoy cumple siete.
    -Perfecto, a partir de los cinco ya se le pueden dar. ¿Alguna marca en especial? Puedes ir mirando, tienes muchas opciones.

    Y ahí me dejó sola ante el peligro un abanico inmenso de posibilidades: 8 cereales, 8 cereales con miel, 8 cereales con miel y frutas, 8 cereales superfibra, 8 cereales al estilo bizcocho, 8 cereales con gin tonic… Y una madre primeriza como yo, delante de tal despliegue de cereales, elige los que ve que llevan un poco de todo (no sea que con tantos cereal se me deshidrate el chiquillo): con miel y frutas.

    image

    El quid de la cuestión es: si se recomienda introducirlos a partir de los 5 meses, ¿qué hay de las que seguimos con lactancia materna exclusiva hasta los 6? Yo he decidido que el sexto mes sea de cereales sin gluten y a partir del séptimo, con gluten. He leído que es mejor introducirlos antes de los siete, pero me parece muy heavy que el sexto mes, en el que comienza la alimentación complementaria, venga cargado a saco de alimentos. Little by little, que dicen los ingleses.

    Así que ahora, después de un bibe cargadito de gluten, Bebé Alternativo se ha quedado KO. Estaré a la expectativa de ver cómo reacciona. Tengo TANTO pánico a las intolerancias que quiero hacerlo muy despacito por si acaso.
    De momento, los cereales solo se los toma en bibe, pero dentro de poco quiero empezar a dárselos en papilla.

    ¿Cómo fue vuestra introducción al gluten? ¿A qué edad empezasteis?

    Saludos!!!

    “Ma-ma”: 7 meses – 1 día

    Un día antes de que Bebé Alternativo cumpliera 7 meses, estábamos comiendo cuando oímos “mamá”. Nos quedamos petrificados. “¿Qué has dichoooo?”. Pero no quiso repetirlo.

    Al cabo de unas horas, volvió a decirlo. A pesar de que me ilusiona mucho la palabra, por lo que significa, la explicación racional es que están bajando las palas de arriba y al decir “ma” se toca las encías y, creo, se alivia. Pero ese alivio ha sido causa de alegría para todos los que le rodean. La abuela materna, obviamente, BABEA.

    Otro logro importante es que Bebé Alternativo ya duerme en la cuna grande por la noche (con sus respectivas paradas para comer). Por el bien de mi espalda (el colecho me deja con la espalda como un 4), decidí una noche levantarme las veces que hiciera falta pero que durmiera en su cuna. Y se adaptó. El problema es que hasta las 12-1 no le gusta dormirse, no sea caso que se pierda algún detalle, pero cuando duerme, descansa. Así que, con todo el dolor de nuestra alma, hemos decidido guardar la minicuna, que será heredada por Prima Alternativa. Sinceramente, UN TRASTO MENOS.

    En el tema alimentación no hay grandes logros. A parte de un virus que le ha dejado sin ganas de comer papillas, no ha habido progreso en el tema fruta. Esta semana seguramente le introduciré el gluten, a ver cómo lo tolera.

    Y esto sería todo a los 7 meses. La próxima conexión, a los 8. Pasa el tiempo VO-LAN-DO!!!

    Saludos!