1 año con Bebé Alternativo

Esta semana, Bebé Alternativo ha cumplido su primer año. O 12 meses para los pediatras/etiquetadores de ropa y potitos. Es curioso cómo, desde que te quedas embarazada, vas contando las semanas, cuando nace cuentas los meses y ahora, los años.

El día anterior a su cumpleaño iba rememorando cada etapa del parto (llegada a monitores, rotura de la bolsa, epidural… podéis revivirlo todo en la trilogía parte 1parte 2 y parte 3) y me sentía taaaaan melancólica por una parte y valiente por la otra… Ya ha pasado un año, no echo nada de menos aquella barrigota que soportó cuatro olas de calor seguidas… Con un bebé al que abanicar todo es diferente. 😅

Y os cuento un poco el planning del día del cumple:

  • Visitas de la familia
  • Regalos (pocos, ya que no queremos atiborrarlo de regalos. De hecho, nosotros no le compramos nada, solemos hacerlo cuando lo necesitamos).
  • Tarde de piscina
  • Bizcocho de yogur con nueces y Cola Cao (buenííísimo)

    Fue un día FELIZ en el que, curiosamente, también estuvo la madre naturaleza presente, ya que la warry acudió a felicitarnos también

    Bienvenida a casa. Todo ha vuelto a la normalidad. Bendita normalidad.

    Saludos.

    (casi) 11 meses: viaje transoceánico superado!

    Sonará a tópico, pero… qué abandonado tengo esto. La verdad es que he tenido motivos para abandonarlo… nos hemos hecho las Américas. 

    Con un bebé de 10 meses (ya casi 11) puede parecer difícil, pero en mi caso ha sido coser y cantar. Os resumo un poco:

    Fuimos 15 días a EEUU a visitar a unos familiares. Obviamente, si yo iba, mi miniyo venía conmigo. El viaje fue genial (quitando los retrasos), ya que el ruido del avión (otro ruido blanco, como la campana, el secador…) hizo que Bebé Alternativo se calmara y durmiera. Ahora os cuento los pros y los contras. 

    Cosas guays de viajar con bebés 👍

    • Te saltas las colas. Es decir, que embarcas antes y te haces la chula porque no tienes que chuparte las colas taaaan largas que hay.
    • Te dejan una cuna si tu bebé no pasa de los 10 kg. Le llaman cuna (basinette en inglés) pero no deja de ser un recipiente donde dejar al bebé mientras duerme o las cosas del bebé mientras está despierto. Algo así: 

     Muy, muy cutre y no sé si cómodo, pero Bebé Alternativo se pegó sus siestazas ahí, así que yo contenta.

    • Consecuentemente, al dejarte la cuna vas sentada en las primeras filas, justo después de primera clase, lo que te permite estirar más las piernas e ir un pelín más ancha.
    • Te facilitan lo que necesites para el biberón/papillas del bebé. Al menos, mi compañía me trató como si fuéramos VIP, me preguntaban si necesitaba algo para el bebé, si había que calentar el biberón… 
    • Vuelan gratis. En nuestro caso, 50 euros por las ***** tasas, pero nada comparado con el pastizal que cuesta el billete a la tierra de Obama.
    • Tienen surtido de pelis de dibujos en la tablet que te dejan, así que no hace falta (como hice yo) llevarte la tuya con sus dibujos preferidos. A menos que sea un exquisito, claro…

    Cosas no tan guays de viajar con bebés 

    • Si viajas con carrito de paseo, serás de los últimos en bajar. Es decir, que tienes que esperar a que el trabajador de turno lo saque de la bodega (cómo me gusta oír esta palabra en este contexto) del avión y te lo suba… Pringue total.
    • El WC está más lejos que nunca. Porque viajas en la primera fila, así que aunque tengas el wc de primera clase en tus narices, tendrás que atravesar el laaaargo pasillo hasta dar con el wc en cuestión (lavatory para los ingleses, excusado para los latinos). Con un bebé, este angosto pasillo todavía se hace más eterno.
    • Al despegar y al aterrizar, el bebé debe ir en tu falda. Por mucho salvavidas infantil que te den, creo que el despegue y el aterrizaje son las fases más peligrosas del vuelo, y que el niño no vaya sujeto más que por la madre no debería de pasar las normas de seguridad. No sé, un cinturoncillo por si acaso o algo, no? ¿Si no pagan no tienen seguridad?
    • Los cambiadores del lavabo son HIPERMEGAULTRAENANOS. Por tema de espacio, claro, pero es que un niño de 1 año y medio ahí no cabía ni de coña. Así que hay que ingeniárselas como se pueda…

    Creo que estos son todos mis pros y contras. Ha sido una experiencia grata, ya que el estrés ha sido más por los retrasos y cancelaciones de vuelos que por el bebé en sí. Así que aprovecharemos para visitar Europa (no vuelvo a cruzar el charco, al menos este año) ahora que es pequeño y se deja llevar…

    En el próximo post os cuento más novedades de Bebé Alternativo, que está hecho un mocetón!!!

    Saludos a todas! 

    La cuna, esa gran cama con pinchos…

    Esta entrada pretende ser una oda a la cuna. A lo entrañable que se ve ahí, en el cuarto del bebé, toda preparada, con sus sabanitas infantiles, sus chichoneras para que no se haga daño, su peluchito para irse a dormir…
    Cuando la preparamos durante el embarazo, damos lo mejor de nosotras para que quede taaaan dulce que nuestro bebé no pueda más que dormiiir y dormiiir en ella.

    image

    Cuna random de Internet

    Pues bien, esa imagen ideal que todas tenemos en nuestra cabeza se autodestruye en cuanto nace el bebé. Para ellos, una cuna es una cama con pinchos, a lo faquir. Una especie de cárcel donde se deja a los niños para dormir pero donde ellos te dicen que ahí va a dormir tu prima la de Cuenca.
    ¿Por qué les gusta tan poco las cunas a los bebés? ¿Qué neurona se les trastoca para que odien esa minicama tan tierna?

    Mención aparte para las minicunas/moisés, que como son tan efímeras en su uso, les cogen el gustito a quedarse ahí.

    Bebé Alternativo pasó de la minicuna-nuestra cama a su cuna a los ¿6? ¿7? meses. Me empeciné en que durmiera ahí, así que tengo una silla a su vera para acunarlo y dejarlo ahí. La imagen idílica duró dos noches. A la tercera, muerta de sueño, me lo llevé a mi cama. Lo siento por la cuna, pero como leí por algún blog, me puede la supervivencia. Prefiero descansar y que descanse el bebé a que durmamos poco y mal.

    Ahora que empieza a erguirse, es dejarlo en la cuna y creerse que está en Port Aventura. Por muy dormido que esté, si nota que está en la cuna, abre los ojos como platos y se coge a las barandillas para ponerse derecho (lo que me provoca miniinfartos al pensar que se puede tirar o que se puede dar con el canto en los dientes, nunca mejor dicho). Así que a seguir colechando.

    Que el colecho es bien, pero duermo más tensa que Falete en un Naturhouse. No por aplastarlo, sino por el poco espacio que queda en la cama, y eso que es de 150.

    No sé cómo hacer para que adore su cuna. Le he pedido a un familiar que no sabe qué regalarle que le compre unas chichoneras de las que tapan todo el espacio de la cabeza. Las mías son unas del Ikea de pichiglás y solo servían para cuando Bebé no sabía tocar cosas y darse la vuelta. Ahora las chichoneras tiemblan cuando lo ven…

    image

           Chichonera de Ikea. ¿Ganga?

    ¿Qué hacéis vosotras para que duerman en sus cunas, o para que no piense que está en Port Aventura y se desvele a media noche y repte por la cuna cual lagartija?

    (Bebé Alternativo, cuando seas mayor y leas esto, entenderás por qué tu madre se pasaba noches en vela con una luz enfocando a su cara y con los dedos tocando aquí y allá aleatoriamente…)

    Por un mundo con bebés durmiendo en cunas y madres durmiendo a pata suelta en sus camas.

    Besotes a todas!!!

    Consejos vendo…

    … y para mí no tengo.

    Sé que es facilísimo dar nuestra opinión. Que nos sale sin querer. Incluso yo misma me veo frenándome cuando veo que voy a darla. Pero hay personas que viven por y para dar consejos.

    Bebé Alternativo está resfriado desde hace unas semanas. Lo llevé al pediatra y me dijo que como solo son las vías altas (mocos y tos), que le vaya aspirando los mocos y que le dé mucha agua. NADA MÁS. Si tiene fiebre o está raro, le doy Apiretal y se le pasa. Pues ayer me vi con la legión de las madres-abuelas que tienen consejos para dar y vender. Ahí van unas cuantas lapidarias estrella:

    • “No lo lleves en manga corta, que se resfriará más”. Claro, espera, que a 22 grados al sol voy a buscarle un forro polar por si acaso tiene una manita helada. Bebé Alternativo va EN CONSONANCIA con la temperatura, por muy resfriado que esté. ¿O acaso si te resfrías en verano vas con bufanda?
    • “Ese resfriado está mal curado. Deberías llevarlo al pediatra.” Ah, claro, resulta que un resfriado dura solo una semana y soy tan mala madre que a mi hijo le dura más. ¿Por qué no me creen cuando les digo que YA LO HE LLEVADO y la pediatra me dijo que si es de vías altas puede durar más y que se le irá yendo solo? ARG.
    • “No le des el pecho, que le pegarás tu resfriado.” Cuando les interesa, el pecho es lo mejor del mundo y cuando no, no. ¿Qué tengo que darle, caldos hipercalóricos? ¿Quién son ell@s para decirme qué debo hacer con mis tetas? ARG x 2.
    • ¿Pero qué le haces para que le dure tanto un resfriado? Si en una semana ya tendría que habérsele curado…” Pues mira, lo dejo durmiendo al raso cada noche y sin pijama. ¿Qué madre no querría evitarle un resfriado a su hijo? ¿Qué hicieron ellas cuando se vieron en esta situación por primera vez? ¿Dar consejos? Creo que sí…

    Y bien, básicamente estas son las frases que me ponen de los nervios, que me sacan de quicio y mis casillas, porque sí, soy madre primeriza, pero nadie ha nacido enseñado. No suelo pedir consejos, antes miro por internet en foros de madres primerizas que han pasado por lo mismo, evitando siempre las típicas páginas que alarman al mínimo síntoma que tengas. Seguro que a todas os ha pasado y os ha entrado por un oído un consejo y automáticamente ha salido disparado por el otro, pero a mí a veces se me queda en medio y me dan ganas de coger una ballesta y disparar a diestro y siniestro.

    gritar

    ARG x 10.000

    ¿Qué hacéis vosotras ante estas situaciones? ¿Tenéis alguna ballesta a mano? 

    8 meses: trancazo compartido

    Esta semana hemos llegado a los 8 meses acatarrados como si no hubiera mañana. Bebé Alternativo se resfrió y, como tenemos Bluetooth conectado 24 horas, me lo pasó.
    Gracias, Bebé, pero no hacía falta.

    Él solo tuvo fiebre un día, pero a mí me ha costado unos cuantos días más recuperarme. Empecé con fiebre y dolor de cabeza, y ahora tengo una tos interminable. En parte, me lo merezco, porque no me ha dado la gana de ir al médico. Como le doy el pecho, no quiero ningún medicamento que pueda pasarle a Bebé Alternativo, así que como Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como.

    A él sí que lo llevé a la pediatra, pero solo me sirvió para decirme que los mocos podían durar de 10 a 12 días más. Pues genial…

    image

         No creáis que el sacamocos es tan fácil… Para ellos es un instrumento de tortura!! En esta foto el niño está sedado fijo.

    Y entre todo esto, hemos dado un par de pasos atrás. Con el catarro, Bebé Alternativo no quería dormir en su cuna, así que volvimos a activar el colecho mode on. Mi espalda se ha resentido, porque ahora que parecía que podía dormir a pierna suelta como antes, he tenido que volver a adoptar la postura del interrogante para amoldarme a mis dos hombres.

    Y, para más inri, la AC también se ha resentido. Bebé Alternativo solo quería teta. Y agua. Nada de fruta ni verdura ni cereales. Por una parte, muy cómodo, pero por otra me daba miedo de que olvidara los gustos y no quisiera volver a comer tan bien como lo hacía antes del catarro.

    Pues bien, ayer volvió a comer su puré de verduras y su fruta. Y como siempre. Paranoias de madre primeriza…

    Cada vez Bebé Alternativo se mantiene más erguido, pero sigue poniéndome de los nervios cuando está sentado en su zona de juego y quiere tumbarse boca abajo. Sabe cómo hacerlo, pero a la que haya algún juguete duro… ZASCA! Lloros everywhere.

    Quitando esta angustia de “se va a hacer mal”, somos muy muy felices. No quiero que el tiempo transcurra tan rápido!!!

    Saludos y buen finde!

    Introducción a los cereales con gluten

    Como Bebé Alternativo ya ha cumplido los siete meses, ha llegado la hora de introducirlo al gluten. Después de leer y releer toda la información habida y por haber sobre la introducción del gluten, hoy, cuando tiene 7 meses + 4 días, le he dado su primer biberón con 8 cereales.

    Y ahí va mi periplo a la farmacia a modo de diálogo:

    Hola, venía a por cereales con gluten.
    -¿Cuántos meses tiene?
    -Hoy cumple siete.
    -Perfecto, a partir de los cinco ya se le pueden dar. ¿Alguna marca en especial? Puedes ir mirando, tienes muchas opciones.

    Y ahí me dejó sola ante el peligro un abanico inmenso de posibilidades: 8 cereales, 8 cereales con miel, 8 cereales con miel y frutas, 8 cereales superfibra, 8 cereales al estilo bizcocho, 8 cereales con gin tonic… Y una madre primeriza como yo, delante de tal despliegue de cereales, elige los que ve que llevan un poco de todo (no sea que con tantos cereal se me deshidrate el chiquillo): con miel y frutas.

    image

    El quid de la cuestión es: si se recomienda introducirlos a partir de los 5 meses, ¿qué hay de las que seguimos con lactancia materna exclusiva hasta los 6? Yo he decidido que el sexto mes sea de cereales sin gluten y a partir del séptimo, con gluten. He leído que es mejor introducirlos antes de los siete, pero me parece muy heavy que el sexto mes, en el que comienza la alimentación complementaria, venga cargado a saco de alimentos. Little by little, que dicen los ingleses.

    Así que ahora, después de un bibe cargadito de gluten, Bebé Alternativo se ha quedado KO. Estaré a la expectativa de ver cómo reacciona. Tengo TANTO pánico a las intolerancias que quiero hacerlo muy despacito por si acaso.
    De momento, los cereales solo se los toma en bibe, pero dentro de poco quiero empezar a dárselos en papilla.

    ¿Cómo fue vuestra introducción al gluten? ¿A qué edad empezasteis?

    Saludos!!!

    “Ma-ma”: 7 meses – 1 día

    Un día antes de que Bebé Alternativo cumpliera 7 meses, estábamos comiendo cuando oímos “mamá”. Nos quedamos petrificados. “¿Qué has dichoooo?”. Pero no quiso repetirlo.

    Al cabo de unas horas, volvió a decirlo. A pesar de que me ilusiona mucho la palabra, por lo que significa, la explicación racional es que están bajando las palas de arriba y al decir “ma” se toca las encías y, creo, se alivia. Pero ese alivio ha sido causa de alegría para todos los que le rodean. La abuela materna, obviamente, BABEA.

    Otro logro importante es que Bebé Alternativo ya duerme en la cuna grande por la noche (con sus respectivas paradas para comer). Por el bien de mi espalda (el colecho me deja con la espalda como un 4), decidí una noche levantarme las veces que hiciera falta pero que durmiera en su cuna. Y se adaptó. El problema es que hasta las 12-1 no le gusta dormirse, no sea caso que se pierda algún detalle, pero cuando duerme, descansa. Así que, con todo el dolor de nuestra alma, hemos decidido guardar la minicuna, que será heredada por Prima Alternativa. Sinceramente, UN TRASTO MENOS.

    En el tema alimentación no hay grandes logros. A parte de un virus que le ha dejado sin ganas de comer papillas, no ha habido progreso en el tema fruta. Esta semana seguramente le introduciré el gluten, a ver cómo lo tolera.

    Y esto sería todo a los 7 meses. La próxima conexión, a los 8. Pasa el tiempo VO-LAN-DO!!!

    Saludos!

    6 meses y 1 semana: descubriendo nuevos gustos

    Una semana después de experimentar con comida de mayores, puedo decir que Bebé Alternativo va a ser un glotón. Pero mucho. Este sería el resumen.

    Empezamos con la fruta. Una pera triturada. Cara de asco. Quiero más. Cara de super asco. Dame más. Cara de voy a vomitarlo todo. Ya no más. Se lo come Mami.

    Al día siguiente, judías verdes y patatas trituradas. Cara de satisfacción. Dame más. Cara de gustazo. Sigue, mami. Cara de orgasmo. Mami emocionadísima. Cara de haber comido verdura toda su vida. Oh, un juguete! Ya no más, mami. Y yo contenta.

    Por la tarde, manzana triturada. Cara de asco x 3. Tres cucharadas y vale.

    Por la noche, leche materna con cereales. Cara de OH MY FUCKING GOD! Se la bebe en menos de cinco minutos como si fuera agua. Papis Alternativos O-JI-PLÁ-TI-COS.

    Y así hemos ido variando un poco cada día. Zanahorias con patata, con judías, o con todo junto, etc. Las frutas, primero de una en una y después mezcladas (naranja, plátano, manzana o pera, de momento).

    La valoración de esta semana es buena. A Bebé Alternativo le gusta comer, pero el tema de la fruta está claro que va a ser un camino largo y lento. No tenemos prisa, nos queda toda la vida, pero ME MUERO POR VER CÓMO SE ACABA EL PLATO.

    Los cereales son lo más, es como su Colacao particular, pero me da penita no poder sacarme más que para una toma al día. Si pudiera, le daría mañana y noche sus cereales. Estamos planteándonos comprar un bote de leche en polvo para complementar, pero me han sugerido que no lo haga, que con una toma de cereales al día es bien.

    Un día tuvimos que echar mano de mi leche congelada y, al descongelarla, olía a rancio. PÁNICO EN EL AMBIENTE. ¡ALERTA ROJA! La tiramos toda y recurrimos a una muestra de leche de fórmula que teníamos para salir del paso y, ¿adivinad qué? Después leo por internet que el hecho de que huela mal no es malo, simplemente es porque la leche pierde lípidos o algo así y coge ese olor al descongelarla, pero que no está mala. (24 horas de estrujarme la teta por el fregadero… Gracias, naturaleza!!)

    Pero en fin, lo importante de la alimentación complementaria es que, como su nombre indica, COMPLEMENTA la leche materna (o de fórmula). Bebé Alternativo sigue enchufado a la teta siempre que tiene hambre.

    La semana que viene probaremos algún día el BLW, es decir, darle las frutas en trozos (grandes, para que experimente con la comida, la pruebe, la manosee, etc.). La pediatra nos lo recomendó, pero mi pánico al atragantamiento me echa un poco atrás.

    Por cierto, el olor y las texturas de las cacas en esta etapa es digno de ser visto/olido. ¿Cómo un cuerpecillo tan pequeño puede sacar… ESO?

    Y hasta aquí puedo leer, amigas. Quiero que me contéis vuestras experiencias con este pequeño gran paso para ver que no soy la madre más sufrida del mundo porque mi hijo detesta la fruta.

    image

    ¡¡Buen finde!!

    6 meses: a comerrrrr!!!!

    Esta mañana Bebé Alternativo ha tenido su dosis de vacunas y la revisión de los seis meses. Todo fenomenal. Pesa 7,800 kg, se ha estirado 3 cm y la pediatra lo ha encontrado estupendo.
    La visita de hoy era crucial porque a partir de hoy Bebé Alternativo va a empezar a conocer nuevos gustos. Nos han dado el visto bueno para que empecemos con la fruta, los cereales y verduritas. Todo a su tiempo.

    He aguantado (y disfrutado) la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, pero la pasión con la que últimamente nos mira cuando comemos ha de desembocar sí o sí en la alimentación complementaria. Sé que hay madres que a los cuatro meses ya empiezan a introducirle fruta y cereales, pero como la pediatra me aconsejó que siguiéramos hasta los seis, hemos hecho los deberes.

    Ahora se me presenta un reto que, por una parte, afronto con ilusión pero también con pena: ya empieza el desapego. Hasta ahora dependía de mí y solo de mí (“no te puedes quedar con el bebé porque no me he sacado leche” era mi excusa preferida), pero ahora empezará a poder quedarse con cualquiera, y eso me entristece un pelín.

    A pesar de todo, la autoridad es de su padre y mía, no tenemos por qué encasquetar a Bebé Alternativo con cualquiera ahora que empezará a comer de todo. Así que, ABUELITAS, aún no.

    De momento, esta tarde Bebé Alternativo probará la fruta. Por la noche probaremos los cereales sin gluten y mañana un poco de verduritas.
    Dependiendo de cómo le siente, iremos avanzando.

    Próximamente publicaré los resultados.

    Saludos!!!

    Operación Sí Más Pelos

    Desde que ha nacido Bebé Alternativo, se ha instalado con nosotros un amigo más: mis bolas de pelo everywhere.

    Sí, amigas. Me estoy quedando calva a marchas forzadas. Da igual cuántas veces barra el suelo o lo aspire: siempre hay un pelo al acecho en cualquier sitio. Cama, suelo, cuna, ropa… Cualquier lugar es susceptible de tener un cabello mío. Al principio no le daba importancia, pero ahora ya pasa de castaño a rubio con mechas oscuro. Después de ducharme, entre los que recojo que quedan en la ducha y los que me caen mientras me lo desenredo puedo contar un mechón bien bueno.

    Estuve investigando por internet y encontré el origen de mi alopecia postparto: las hormonas. Malditas hormonas. Cuando no me regalan granos, me quitan cabello. ¿Tiene algo que ver con la lactancia? La respuesta es sorprendente: NO.

    La suegra sabiduría popular lo atribuye a la teta, pero la verdad es que la pérdida de pelo tiene que ver con los estrógenos, que al quedarnos embarazadas producimos en cantidubidubidá y son los que provocan que caiga nuestro pelazo. En el embarazo, como estamos atiborradas de vitaminas random, no nos suele caer tanto, pero a la que parimos y la cantidad de estrógenos se regula, bye bye pelos.

    Y digo yo, ¿y por qué no se caen los de las piernas? Pues porque eso es vello y porque somos mujeres y hemos venido aquí a sudar sufrir. Nunca veremos unas piernas al estilo Powder, finas y sin pelos. Para presumir, fotodepilación o SilkEpil.

    Total, que me fui a la farmacia a buscar remedio para mi alopecia precoz y al explicarle mi caso, la dependienta en cuestión se frotó las manos. 24 eurazos en forma de pastillas que debo tomarme una vez al día. Se trata de vitaminas compatibles con la lactancia. Si con eso no tengo un pelazo a lo Rocío Jurado, puedo probar la versión ampollas para el pelo. Espero no tener que llegar a tanto.

    image

    Se llaman Tricobell y llevan hierro, ácido fólico, vitaminas A, B, C, CH, D, E… De todo, vaya.

    ¿Alguien más en la sala con alopecia posparto? ¿Qué tomas tú?

    BUEN FINDE!!!