Llegando a los dos años: balance

Bebé Alternativo va a cumplir pronto dos años. Cualquier madre diría que son los mejores de su vida, lo mejor que le ha pasado, etc. Y tengo que reconocer que sí, he disfrutado mucho, he aprendido más y he querido muchísimo. Pero en tres décadas que llevo sobre la Tierra he vivido muchos momentos que también me han llenado mucho. 

Haciendo balance, este quizás es el que más me ha trastocado física y emocionalmente, el que ha marcado un antes y un después, ya que mi ritmo de vida parece que gira en torno a patrullas caninas y biberones antes de ir a dormir. Ha empezado una vida diferente, pero la vida sigue siendo la misma. Reconozco que ahora compro botellas de agua con dibujos que le gustarán a Bebé Alternativo, o que los lápices de Ikea servirán para dibujar camiones y leones, pero sigo siendo yo. 

He dejado de trabajar continuamente para hacerlo esporádicamente, con horarios que faciliten la conciliación; he dejado de ir a festivales musicales, he dejado de usar bikinis, he dejado de comprarme más ropa para mí y llenar la cesta de la compra con camisetas para él, he dejado de ver a las mamis como seres de otra galaxia, he dejado de preguntar ‘y vosotros ¿cuándo?’ porque sé el daño que puede hacer, he dejado de insistir en ordenar perpetuamente el comedor, porque sé que alguien quiere jugar a desparramar juguetes a cascoporro y muchas cosas más… Pero sigo siendo yo.

Quizás cueste más quedar con mis amigas, ir a cenar solos Papá Alternativo y yo, echarme una siesta después de comer, leer un buen libro en poco tiempo, navegar por Internet sin interrupciones, irme a dormir teniendo la casa ‘decente’, encontrar un trabajo compatible, etc. Costará más tiempo hacerlo, pero lo haré con alguien más que me está observando desde hace dos años y a quien algún día le serviré de modelo… Es mucha la responsabilidad, sí, pero he aprendido a hacer muchas de esas cosas con él, porque nosotros hemos decidido que Bebé Alternativo sea uno más del equipo, así que ahora no vale quejarse ni ir de víctimas. Hay que adaptarse a la nueva situación como familia aceptando críticas (o no), pasando sueño, tragando comida fría y, si hace falta, sacrificando una carrera profesional.

No me gusta decir que él ha sido lo mejor de mi vida, porque es desmerecer lo que he vivido hasta ahora, así que diré que es una de las GRANDES ALEGRÍAS DE MI VIDA y brindo por que siga siéndolo. Pronto hará dos años que está con nosotros y parece que haga toda la vida (la mía) que esté con nosotros.

Evaluación del balance: POSITIVÍSIMO. Me siento orgullosísima de ser madre de. Ojalá en otra vida pueda volver a serlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s