El parto (III)

03.00 aprox.
Dos horas después de ponerme la epidural, más relajadita pero seguía notando las contracciones, viene la matrona a mirarme. Como su expresividad es la misma que la de una pared, cuando acaba de tocarme me dice algo que me hace subir la adrenalina: ESTÁS COMPLETA, YA ESTÁS DILATADA DEL TODO.

Mi primera pregunta fue: ¿nos vamos al paritorio ya? Ay, ilusa de mí. La respuesta fue rotunda: NO. El bebé tenía que bajar la cabeza porque aún estaba muy alto, así que me conciencié en que tenía que empujar. Cada vez q venía una contracción, intentaba cagarme, como me había dicho la matrona, pero no notaba nada porque tenía la vagina semidormida. Es una sensación rara, porque lo que tantas veces había oído de que con la epidural no notas las piernas, en mi caso no era así. Las notaba igual y las contracciones, en un momento dado, empecé a notarlas en una pierna. No, no estaba alucinando, fue así. Raro, raro, raro…

Pasado un rato, vino la ginecóloga a verme y a indicarme cómo debía empujar. Las contracciones venían cada vez más seguidas y empezaba a despertarse lo que no sé si alguna vez se durmió, así que pedí un chute más de epidural. Aceptado.

Pero lo que la japuta de la matrona no me dijo es que para acelerar el asunto me ponía oxitocina, cada vez más. He ahí mis contracciones cada vez más seguidas y más dolorosas. Papá Alternativo iba abanicándome de lado a lado de la cama y me miraba con compasión. Sus ánimos me ayudaban a seguir empujando, pero dentro de mí (y fuera también, ya que me pareció que lo grité alguna vez) solo pensaba: “pero ¿¿por qué no quiere saliiiir??”.

Aquí haré un FFWD. Durante dos horas y pico todo fueron ays, contracciones dolorosísimas, pujos sin demasiado éxito y más chutes de oxitocina hasta que le pregunté a la matrona que qué me estaba poniendo.

05.45 aprox.
Y llegó el momento que todas esperabais. Cuando me dijeron: NOS VAMOS A PARITORIO. Oír esas palabras me sonaron a “te ha tocado la lotería”. Estuve a punto de despedirme de las demás embarazadas de los boxes. ¡¡¡ME VOOOOOY!!!

Una vez en paritorio, me chocó que no dejaran entrar conmigo a Papi Alternativo. Entró unos minutos después, pero él me confesó que lo pasó mal porque no sabía dónde me llevaban.
Una vez todos dentro, empezó the final countdown el expulsivo. Me cogí de los dos agarres que hay en el potro y en cada contracción, que dolía como si no hubiera mañana, empujaba como podía. Yo notaba que no empujaba como en las clases preparto, pero lo hacía con toda la moral, intentando que Bebé Alternativo saliera. Estaba exhausta, llevaba muchas horas sin dormir y solo quería descansar. Así que cuando me dijeron que ya salía la cabeza pensé en el relax que vendría después. Dos empujones más, nacía Bebé Alternativo. Una masa lila era nuestro hijo.

Y ahora viene lo mejor: todos contemplando a Bebé Alternativo y yo, en trance. Se acabaron los dolores. Ya está. No tenía curiosidad por verle, solo quería no notar aquellos dolores jamás. Cuando me lo pusieron encima, reaccioné y volví a la vida. Bebé Alternativo es el más bonito que he visto nunca. Nada que ver con todo lo que he soñado. Es un angelito.

Me dieron tres puntos (yo pensaba que aquello era episiotomía, que ya era lo que me faltaba), pero la ginecóloga me dijo al cabo de dos días que no, que solo me desgarré un pelín. Al cabo de cinco días ya estaba paseando con Bebé y Papi Alternativo. Los puntos no me duelen, me duele el pensar en las contracciones. Qué horror.

Y cuando acabó el parto y toda la parafernalia, la matrona y la gine me dijeron que había sido muy fuerte. Y yo les pedí perdón por el escándalo que monté. Nada, cuatro gritos comprensibles en aquella circunstancia, pero que a mí no me gusta recordar que yo también he sido una gritona…

Y llegamos al fin. Lo más bonito que recuerdo es la sala de recuperación. Dos horas con Bebé Alternativo encima mío y con Papi Alternativo al lado. Hablándole, explicándole cómo será la vida que le espera, cómo serán las personas que conocerá, cómo es su habitación… Y viendo cómo él te escucha, te mira, no te entiende pero te da la impresión de que ha estado 41 semanas esperando esa conversación ese monólogo.

Hoy, 17 días después, apenas recuerdo el parto. Hay alguien que me lo hizo olvidar a los cinco minutos. Bebé Alternativo es buenísimo y tranquilísimo. Solo rechista para comer (o cuando tiene mal de tripas). Estoy enamorada de mi hijo. Ya no soy alternativa, porque esta frase la dicen toooooooodas las mamás. Ahora soy Mami Yonki (de Bebé Alternativo).

¡Saludos!

Anuncios

12 pensamientos en “El parto (III)

  1. Wooo me ha encantado leer el final! Ostras que mal debiste pasarlo 2 horas con contracciones dolorosas. Yo tengo la esperanza de ser como mi madre y que se me escurra rápido XD Ya te contaré en enero. Enhorabuena mama Yonki (coñe que mal suena XD) ahora a disfrutar que te lo mereces y gracias por contárnoslo! Y que bonito lo de la recuperación *__* Aunque tela con lo de la oxitocina. Yo ya pediré expresamente que no me la pongan a menos que nos ea necesario y siempre preguntándome antes. Aunque claro luego hacen lo que quieren. ¡Besos!

    • Digo dos horas pero creo que desde las 12 hasta las 6.15 q nació estuvo “haciendo pupita”!!! Lo de la oxitocina es lo peor. Me sentó fatal que no me dijeran que me la iban a poner, pero ahora ya está y ya lo sé para la próxima!!! Espero ansiosa que sea enero para leerte! Suerte!

  2. Con esto del reposo me he vuelto un adicta a leer partos, debo de ser masoca, no me quiero ni imaginar lo que debe de doler!! Pero dicen que cuando ya ha pasado todo como que se te va olvidando.

    • Yo también leía todos los que podía… Siempre aprendes algo!!! Duele, no te voy a engañar, pero verdad que cuando te rompes una pierna también duele y cuando ya te has recuperado no te acuerdas del dolor? Pues lo mismo. El fin justifica los medios!!! Ánimo con ese reposo!!!

  3. Emocionante 100%. Me ha faltado empujar mientras leía, jiji. Siempre me han dicho que el dolor de parto es horrible pero que se te pasa en cuanto tienes a tu bebé encima y que se olvida en nada y menos. En mi caso el dolor vino después con la recuperación de la cesárea 😦
    Qué indigante que no te avisaran de que te iban a poner oxitocina. O estás al loro, o te la cuelan por alguna parte. Claro que en esas circunstancias no es como para estar pendiente de esas cosas.
    Ainsss… qué bonita la conversación con el pequeño. Se me cae la lagrimita de imaginarlo.
    Espero que la recuperación del parto vaya rápida y que tu Bebé Alternativo esté creciendo estupendamente.
    Gracias por compartir tu parto por aquí.
    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s