El parto (I)

Lo prometido es deuda, y tenía que dejar constancia de cómo di a luz a Bebé Alternativo. Lo dividiré en tres partes para no dejarme ningún detalle.

Domingo, 03:00

Noto algún dolor en la cama que me llega a despertar, pero como nunca he tenido contracciones antes, deduzco que podrían ser las famosas contracciones. Calma. A las 09:00 tengo monitores, así que mucho será que tenga que irme antes al hospital. Le digo a Papi Alternativo que me duele, pero que es soportable. A las 07:00 le propongo ir a urgencias porque son más seguidas, pero por dos horas prefiero esperar y matar dos pájaros de un tiro.

09:00

Llegamos a monitores. El hospital, en calma porque es domingo. Me ponen las correas y les digo que hay alguna contracción. Esperamos hasta que la ginecóloga me quiera visitar. Cuando me llega el turno, voy a hacer un pipí y, cuando me limpio, TACHÁNNN!!, aparece el tapón mucoso. La cosa se pone interesante…
Entro a la consulta sin Papi Alternativo y la ginecóloga me hace subir al potro. Empezaremos con un tacto (¿os había dicho que odio la dichosa palabra y lo que conlleva?). Le digo que vaya muuuuy despacio porque me da mucha cosa y me pongo tensa. Acaba haciéndolo como puede y llega el veredicto: TE QUEDAS AQUÍ. ESTÁS DE 2 CM.

Mi alegría es desbordante. ¡Por fin algo de acción! Me ponen la camisa antisexy del hospital y me devuelven al box de dilatación. Me ponen una vía, me dejan una pelota porque me duele menos y ahí nos quedamos… Esperando.

Unos boxes más allá hay una mujer que emite unos gemidos que, si no fuera porque estamos en dilatación, diría que está a punto de llegar al orgasmo. Bromeamos con Papi Alternativo, porque aquellos gemidos ponen cachondo a cualquiera, y sigo dándole a la pelota.

12.30
Me traen la comida al box de dilatación. La cosa va para largo. Me van a dar habitación para que estemos más tranquilos. Habrá que acomodarse. No pierdo el sentido del humor a pesar de las contracciones. ¿Cómo las alivio? Con las respiraciones que aprendí en el cursillo preparto. No hay dolor porque yo controlo mi cuerpo. Sigo pensando que todo va a ir bien y me mantengo optimista. Lo desconocido me da miedo, pero si hay que enfrentarse a ello, lo mejor es agarrar el toro por los cuernos.

To be continued…

Anuncios

6 pensamientos en “El parto (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s